"El Mortzestus, un velero de tres palos, tiene fama de ser una embarcación con mala estrella. Sin embargo, todo parece ir bien al principio... excepto por las sombras".

17 de marzo de 2017

Code 46: El amor en los tiempos del virus a la carta

En época reciente he recuperado la costumbre de llevar un listado de películas que quiero ver en el futuro. No obstante, a veces transcurre tanto tiempo entre anotación y visionado que cuando llega el momento del segundo he olvidado las causas de la primera. Así, muy a menudo no consigo recordar si mi interés nació de la recomendación de algún conocido, de la lectura de una reseña o incluso de su presencia en una de esas listas de los mejores filmes de tal o cual género, tan ubicuas hoy. Mi más reciente experiencia de este tipo ha sido Code 46, una película de ciencia ficción dirigida por Michael Winterbottom en el periodo que media entre su entretenida 24 Hour Party People y la muy irrelevante 9 Songs.

Code 46
La distopía retratada por Code 46 viene a ser una pesadilla panóptica de tono corporativo, aderezada además con elementos como la manipulación de la memoria humana, la creación de virus mediante ingeniería genética y la posibilidad de incesto accidental provocado por la clonación y la fecundación in vitro. Pero la mayoría de estos detalles son puramente accesorios y ya el primer intertítulo mostrado pondrá de manifiesto la importancia central en la trama de la teoría de la atracción sexual genética. Sumado al empleo del racconto como técnica narrativa, la previsibilidad de la obra alcanza un nivel excesivamente elevado para su anemia argumental. Es más, lo relatado por Code 46 no está en modo alguno a la altura del mundo que construye y a la postre es una de tantas cintas que, bajo una delgada capa de aparente ciencia ficción, oculta una historia de amor, más o menos banal, que alcanzará su vaticinado desenlace mediante un sonrojante diabolus ex machina. Hay algunas similitudes temáticas bastante claras con la más interesante Eternal Sunshine of the Spotless Mind, aunque también se puede percibir un lejano parentesco con Her, que al menos fue lo suficientemente honesta como para llevar Una historia de amor por subtítulo.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar