Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2016

The Witch: luna de mil caras

Imagen
Aunque no me siento obligado a que mis gustos reposen sobre una sólida base analítica, sí necesito comprender por qué algo es de mi interés o no. Precisamente, el desasosiego experimentado mientras veía The Witch tiene que ver más bien con este punto antes que con lo mostrado en pantalla, a pesar de que esta película se intuía perturbadora ya desde su tráiler. En esta ocasión el escenario es algún lugar de la Nueva Inglaterra rural de comienzos del siglo XVII, cuando una familia abandona la comunidad puritana a la que pertenece para fundar una granja por su cuenta en algún lugar dejado de la mano de dios. El metraje no avanzará demasiado antes de dar paso a los usuales sucesos extraños, presenciados siempre desde el punto de vista de los miembros de la familia a excepción del momento en que presenciamos el destino final del bebé raptado. Por desgracia, esta escena viene a destruir en buena medida el misterio planteado, sin aportar gran cosa a un relato de pretendido horror psicológic…

Ex Machina: el espíritu de la máquina

Imagen
El inicio del rodaje de Trainspotting 2 me ha hecho darme cuenta de que ya no pienso en Danny Boyle como uno de mis directores preferidos. He olvidado desde cuándo, aunque no creo que fuera mucho después del estreno de Slumdog Millionaire, una película que no me he preocupado por revisitar a pesar de haberla disfrutado en su día. Desde entonces he perdido la pista del británico pero hay dos de sus filmes anteriores a los que regreso cada cierto tiempo. Aunque adolece de ser una película «de zombis» —o, en puridad, «infectados»—, 28 Days Later se las arregla para contar una gran historia mientras trata la mayoría de temas aparecidos en los veintitantos volúmenes y seis temporadas de la plúmbea The Walking Dead. Pero, quizá de manera más especial, Sunshine ha llegado a ser una de mis películas preferidas, gracias a su inspirado cóctel de ciencia ficción dura con un buen número de elementos de otros géneros. Dejando de lado la presencia al timón del propio Boyle, el número de elementos …

Vinyl: mitología del emprendimiento

Imagen
Aunque algunas decepciones recientes me hayan llevado a desconfiar aún más de la televisión como medio, todavía queda un buen número de series que me cuesta renunciar a ver. A veces ni siquiera importa que cada episodio frustre un poco más mis expectativas o que mi interés se convierta paulatinamente en algo semejante a la indiferencia. Uno de estos casos ha sido Vinyl, a la que me atrajo una temática que anticipaba como un festín musical y que a la postre no lo ha sido tanto. Ya desde su primer episodio —expositivo en exceso y de narrativa anémica a pesar de sus desbocadas dos horas de duración— Vinyl parece dispuesta a caricaturizar los excesos de la industria musical en la década de los setenta. Pero, dejando de lado las promesas implícitas en su genérico título, los aspectos musicales de la serie son un elemento accesorio en una trama central de corte policiaco. Más que la música en sí, Vinyl explora la abundante mitología creada sobre ella y, así, presenciaremos contubernios maf…