"El Mortzestus, un velero de tres palos, tiene fama de ser una embarcación con mala estrella. Sin embargo, todo parece ir bien al principio... excepto por las sombras".

22 de febrero de 2016

El Reich animalista

La reciente entrevista a Alaska y Nacho Canut publicada en El Confidencial ha supuesto un comienzo accidentado para la campaña de promoción del último álbum de Fangoria. Además de mostrar que aún hay periodistas que olvidan escribir la segunda "r" de su anterior Cuatricromía, esta entrevista ha puesto de manifiesto una vena egoísta y de carácter incuestionablemente liberal en el dúo, en plena sintonía con el discurso de los poderosos. Las declaraciones han causado cierto revuelo, con el sentir mayoritario posicionándose en contra de lo expresado por la banda aunque no han faltado opiniones a favor.

Andrés Calamaro
Sin embargo, tan solo dos días después ha aparecido en ABC un artículo de Andrés Calamaro dotado de una capacidad de causar estupefacción incluso superior. Este texto ha tenido una menor difusión viral que la mencionada entrevista a Fangoria, quizá por carecer de un titular tan estupendo como Si te has metido en una hipoteca no pidas luego que te saque el gobierno. Sin embargo, La izquierda de los papanatas resulta mucho más militante en su afán de exhaustividad. En tan solo una página, oscilante entre el verbo florido y el sinsentido macarrónico, el músico argentino se las arregla para lamentar que el partido más votado en las pasadas elecciones generales no sea el encargado de formar gobierno, criticar de manera un tanto confusa a los profesionales de la cultura, acusar a la izquierda de la reducción en curso de las libertades individuales y arremeter contra los antitaurinos, culminando con una recorrido cronológico por su ideario político a modo de epílogo. Algunas de las afirmaciones de Calamaro pueden ser fácilmente rebatidas, como su delirio reaccionario de considerar toda costumbre como cultura. Más falaces son las acusaciones de deriva totalitaria a quienes aún no han ejercido el poder, como si los presentes límites impuestos a derechos y libertades señalados por Amnistía Internacional fueran un fenómeno natural antes que algo impulsado desde el actual poder ejecutivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario