"El Mortzestus, un velero de tres palos, tiene fama de ser una embarcación con mala estrella. Sin embargo, todo parece ir bien al principio... excepto por las sombras".

7 de mayo de 2015

Safety Not Guaranteed: Solo he hecho esto una vez

La demora en la llegada de ciertas películas a los cines de este país no es en absoluto un fenómeno nuevo, con muchos de estos retrasos probablemente debiéndose a los arcanos tejemanejes de productoras y distribuidoras en torno al concepto de ventanas de explotación. En el pasado estas esperas muy a menudo servían para afilar las ganas mientras que hoy cada día de retraso no hace sino aumentar la irritación de cierto tipo de espectador, tal vez acostumbrado a un mundo en el que toda gratificación ha de ser inmediata.

Safety Not Guaranteed
Aún así no hace demasiado tiempo que el año y medio de dilación en el estreno de The Cabin in the Woods puso de manifiesto lo excesivo de estos desfases, siendo probable que buena parte de su audiencia potencial ya hubiera disfrutado de la película por vías heterodoxas cuando finalmente llegó a nuestro país. El berrinche del público friki fue extraordinario pero el caso de The Cabin in the Woods no ha sido el único de este calibre, aunque sí el que ha levantado una de las polvaredas más densas. La muy notable Coherence también tardó lo suyo en llegar a las salas de cine españolas pero son aún más sorprendentes los más de dos años empleados por Safety not Guaranteed, una de las películas más encantadoras que he podido ver en época reciente. El tono de la cinta transmite afán de molar a través de un difuso pero característico je ne sais quoi que suelo atribuir al cine independiente estadounidense. Sin embargo, donde esperaba hallar quizá una comedia romántica no del todo convencional me he topado con una narración de cierto calado con la inexorabilidad del paso del tiempo como tema. O quizá no, porque durante su hora y media de duración se nos mostrarán no menos de tres maneras de burlar a Cronos.

2 comentarios:

  1. 3 muy buenas recomendaciones. Yo añadiría además Pride, que llegó a nuestros cines con un año de retraso.

    ResponderEliminar