"El Mortzestus, un velero de tres palos, tiene fama de ser una embarcación con mala estrella. Sin embargo, todo parece ir bien al principio... excepto por las sombras".

18 de diciembre de 2013

The Top: En la cumbre

Ahora que florecen las listas de lo mejor del año es fácil perder la perspectiva y sentirnos desbordados por todos esos discos im-pres-cin-di-bles que aún no hemos tenido ocasión - o ganas - de escuchar. Pero aún más hiriente es el caso de aquellos álbumes cuya existencia desconocíamos por completo. Con ellos llega a ser necesario hacer de la ignorancia virtud para así evitar entregarse a otro tipo de exceso navideño, en este caso sonoro: devorar disco tras disco tratando de hallar las gemas que otros han sabido ver en ellos.

The Top, por The Cure
Por mi parte, estos días he preferido recordar aquella época en la que el acceso a la música era más limitado y nuestras discotecas únicamente comprendían los álbumes que podíamos tomar prestados o adquirir por nuestra cuenta. A modo de ejemplo, un disco como The Top venía precedido por cierta mala fama y nadie que conociera se había atrevido a hacerse con él. No tuve otro remedio que comprarlo para poder completar la discografía de The Cure y confirmar que, en efecto, no era casual que de él se hubiera extraído un sólo single. Es muy probable que si hoy me enfrentara a él por vez primera no viera la necesidad de dedicarle demasiadas escuchas ya que, teniendo una lista de música pendiente tan extensa<>, ¿por qué iba a darle más oportunidades a unas grabaciones tan áridas? Pero aunque esté incluso más a medio hornear que Kiss Me Kiss Me Kiss Me, The Top contiene algunos secretos que lo redimen parcialmente. Con el tiempo he llegado a apreciar The Caterpillar, un tema del que inicialmente pensaba que no sólo no daba la talla como single sino que ni siquiera era gran cosa. The Empty World me parece hoy dotada de un gran encanto, con su ritmo pseudomarcial y su insidioso caramillo. Incluso Shake Dog Shake ha llegado a convertirse en una especie de gusto adquirido, casi a mi pesar. Son canciones en las que probablemente no hubiera reparado de no haberme visto obligado a justificar con múltiples escuchas el desembolso que supuso The Top, o si tras él hubiera tenido una larga ristra de álbumes pidiendo pista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario