Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2013

Aurora de rojos dedos

Imagen
La saga de Rambo parece hoy un mamotreto difícilmente reivindicable, otro artefacto más de la Guerra Fría reducido a pura antigualla. Quizá fuera posible salvar First Blood pero se ha visto muy lastrada a posteriori por la disonancia moral que presenta con respecto a sus violentas sucesoras, que además tratan temas bien distintos y son políticamente mucho más cuestionables. Especialmente perniciosa es Rambo III, una película que ya nació envejecida al incidir en el conflicto este-oeste en plena perestroika, llegando a retratar a los soviéticos como monstruos capaces de arrancar bebes nonatos del vientre de las mujeres afganas. Al seguir fielmente la retórica norteamericana de la época y repetir sus eslóganes sobre el mundo libre, los luchadores por la libertad y demás propaganda, Rambo III es un filme indigesto que no soporta un visionado actual a menos que uno sea un supervivencialista ansioso por dar uso a su refugio antiatómico.

Pero en ocasiones la nostalgia tiene como objeto cie…

Who Goes There?: la ciencia duda

Imagen
Hasta hace bien poco nunca me había considerado un auténtico seguidor de la ciencia ficción y en estas mismas páginas he llegado a tildar mi interés en el género, si no de postizo, sí de esporádico y casual. Sin embargo, a medida que mi lista de lecturas retrocedía en el tiempo mi aprecio por la ciencia ficción aumentaba, alimentado por el optimismo y los aspectos sociales presentes en los clásicos de los sesenta y setenta frente al huero nihilismo que caracteriza al cyberpunk, el postapocalipsis y las antiutopías que dominan el género en la actualidad. Así, la ciencia ficción clásica llegó a convertirse en una parte importante de mis lecturas y en combustible para no pocas de mis reflexiones.

Sin embargo, mi curiosidad rara vez me había hecho retroceder a periodos anteriores a la década de los cuarenta, cuando la ciencia ficción aun no se había dividido en blanda y dura y todavía consistía en narraciones de carácter más bien pulp. John W. Campbell es uno de los pioneros del género q…

Vota por Pitufo

Imagen
Hace ya unos meses que la obra del dibujante belga Peyo goza de renovada presencia en nuestro país, más allá de largometrajes que poco tienen que ver con sus cómics y de la aparentemente imborrable huella dejada por Los Pitufos Makineros. La nueva edición de Johan y Pirluit a cargo de Dolmen ha vuelto a poner a nuestro alcance unos cómics que habían estado ausentes de las librerías durante mucho tiempo, quizá porque antes que «para todos los públicos» siempre habían sido considerados para niños. Y los niños ya no leen tebeos.

Pero en mi propia infancia sí tuve la oportunidad de leer un buen puñado de aventuras no sólo de Johan y Pirluit sino también de Los Pitufos. Mi hermana era más partidaria de los segundos aunque yo siempre preferí las aventuras del paje y su escudero, quizá debido a un gusto por lo medieval que alcanza hasta donde puedo recordar, sin duda propiciado por la lectura de no pocos números revenidos de El capitán Trueno y hasta de El guerrero del antifaz. No obstante,…