Entradas

Mostrando entradas de enero, 2012

Pequeñas heroínas

Imagen
Hace ya bastante tiempo que asisto con cierta frecuencia a conciertos de artistas que conozco muy someramente. Hay pocas cosas que encuentre tan apasionantes como la música en directo y ya queda lejos aquella época de mi vida en la que, acuciado por las limitaciones presupuestarias de la adolescencia, debía conformarme con presenciar alguna que otra actuación de manera muy ocasional. Y por supuesto, únicamente de grupos de los que ya fuera fan porque estas ansias de aventura podían terminar en un caro desengaño: era mejor comprar el disco y aún mejor pedirlo prestado.

No sé muy bien cuándo cambió la situación pero actualmente intento asistir a todos los conciertos que mi tiempo me permite, siempre huyendo de las salas de aforo tirando a grande por lo elevado de su coste y lo insatisfactorio de la experiencia que ofrecen. ¿Ir a ver un grupo "grande" en un estadio o similar? Por el mismo dinero prefiero acudir a dos o tres citas con bandas más "pequeñas" en salas de c…

Con piel de lobo

Imagen
Una molesta tendencia de buena parte de la narrativa actual es prolongar su extensión más allá de lo necesario, introduciendo elementos secundarios que poco hacen por aumentar la profundidad pero sí añaden duración. Y no es que suela hacerle ascos a las obras extensas pero la inversión en tiempo necesaria para disfrutarlas hasta el final a veces resulta difícilmente justificable. Esas trilogías de literatura fantástica que Timun Mas editaba por docenas hoy se han convertido en tetralogías y hasta heptalogías. Películas como la irrelevante Transformers se aproximan a la marca de las dos horas y media. En el prólogo de The Walking Dead Robert Kirkman expresa su anhelo de escribir una saga de zombis que no termine nunca. Las últimas partes cinematográficas de Harry Potter y Crepúsculo han experimentado una inexplicable mitosis y por si fuera poco, en ambos casos se han lanzado globos sonda sobre hipotéticas continuaciones o spin-offs. Y no podemos pasar por alto que Perdidos precisó de s…