"El Mortzestus, un velero de tres palos, tiene fama de ser una embarcación con mala estrella. Sin embargo, todo parece ir bien al principio... excepto por las sombras".

4 de diciembre de 2010

Más amores de juventud

"Sleeper" fue la lacónica respuesta que recibí cuando tuve la idea de preguntarle al dependiente de la tienda de discos por el grupo que sonaba en aquel momento. No recuerdo si el tema en cuestión se trataba de Sale of the Century, Nice Guy Eddie o cualquier otro de The It Girl porque a pesar de mi momentáneo interés lo olvidé sin demora. Pero aunque aquel día no salí de la tienda como flamante propietario de alguno de sus discos no tardaría en volver a toparme con el grupo británico, esta vez en la inolvidable - y un tanto ecléctica - banda sonora de Trainspotting.

Sleeper sonaba muy bien entonces, con evidente vocación pop pero sin ápice de ñoñería, amén de tener al frente una chica de enormes ojazos y verbo ágil. La modesta fama del grupo era también otra virtud a mis ojos, facilitándome la tarea de sentirlo como algo propio y personal, como si la música se tratara de un preciado y escaso bien que los fans tuviéramos que compartir. En la misma línea, siempre estuve encantado con que una mayoría de público estuviera polarizada en torno a Blur y Oasis, como si así fuera a corresponderme una parte mayor de Suede. Aunque esa es otra historia.

Algunos años después de todo aquello, la chica de los ojazos (llamémosla Louise Wener) supo reinventarse a sí misma con algún acierto. No me atrevería a alabar sin reservas la totalidad de su aún breve obra literaria pero, para quienes nos interesan estas cosas, Goodnight Steve McQueen tiene el encanto de ser un libro sobre música y amor, quizá con demasiado de ese regusto a Alta fidelidad que ya se promete desde el blurb de la portada, pero con entidad propia y mucha, mucha clase. Las tres novelas que siguieron a la mencionada son bastante menos memorables aunque en modo alguno un desperdicio de papel y, de hecho, hace poco cayó en mis manos Different for Girls, una suerte de autobiografía musical de Louise Wener que estoy disfrutando tanto que quizá le vuelva a dar una segunda oportunidad a alguna de sus novelas.

1 comentario:

  1. El argumento de la historia me parece interesante. Me ha picado la curiosidad por esta interprete/escritora. Ah! Por cierto...la letra de "Sale of the Century" es buenísima...

    ResponderEliminar