"El Mortzestus, un velero de tres palos, tiene fama de ser una embarcación con mala estrella. Sin embargo, todo parece ir bien al principio... excepto por las sombras".

24 de octubre de 2009

¿Sí, señor?

Starship troopers, posterGeneralmente suelo explicarle a mis conocidos que conocí a Robert A. Heinlein a través de la notoria Forastero en tierra extraña, famosa entre otras cosas por ser uno de los libros de cabecera de Charles Manson. Sin embargo me temo que en realidad el primer encontronazo vino de la mano del holandés Paul Verhoeven y su adaptación cinematográfica de Starship Troopers. En su momento Starship Troopers me pareció simplemente una divertida película de acción, si bien no comprendí a aquellos que la tildaban de militarista o incluso la acusaban de celebrar el fascismo cuando lo que yo había percibido era una más que evidente sátira de esos mismos elementos. Por si fuera poco algún que otro sesudo experto en ciencia ficción se quejaba de como Verhoeven se había limitado a rodar una película de acción, dejando de lado y hasta corrompiendo el espíritu de la obra original. Eso bastó para despertar mi interés y me dediqué a buscar un ejemplar de la novela.

Ésta hubiera sido una misión sencilla, de no ser porque una de mis múltiples manías es no comprar libros con el cartel de la película en la portada o con el título de la película reemplazando al tradicional, Las brigadas del espacio en este caso. Por supuesto, fui incapaz de encontrar un ejemplar sobre el que el cine no hubiera proyectado su sombra y para cuando claudiqué y decidí hacerme con la edición de Starship Troopers con un vociferante Johnny Rico en la portada ya era demasiado tarde: el libro estaba descatalogado y terminé por olvidarme de él, relegándolo a mi limbo particular junto a las hordas de clásicos que jamás leería.

Starship troopers ¿O tal vez sí? Recientemente he conseguido una edición británica y por fin he leído el anhelado libro. Tengo que admitir que sabía a lo que venía gracias a reseñas y sinopsis varias pero aún así no esperaba que una supuesta novela careciera de línea argumental digna de mención, siendo más bien un vehículo para las ideas de Heinlein sobre como organizar una utopía de inspiración totalitaria. En algunos momentos el texto llega a adquirir tintes pseudoplátonicos, con Johnny Rico llegando al conocimiento de la verdad mediante extensas conversaciones con sus mentores, convenciéndose poco a poco de que el mundo en el que habita es el único posible. Y como telón de fondo hay una guerra con una raza alienígena que amenaza nuestro planeta pero este conflicto sólo sirve para que Heinlein nos sirva un par de dosis de sus teorías sobre el darwinismo social, si bien en clave galáctica. Puede que la versión cinematográfica de Starship Troopers no sea una obra maestra pero prefiero una película que, según el propio Verhoeven, intenta ser una crítica del militarismo norteamericano por encima de una novela cuya principal aportación es ensalzar las virtudes castrenses. A pesar de todo me alegro de haberme sacado una incómoda espina con esta lectura, particularmente porque me ha animado a leer The Forever War de Joe Haldeman algún tiempo antes de que esté en boca de todos: Ridley Scott la va a llevar al cine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario