"El Mortzestus, un velero de tres palos, tiene fama de ser una embarcación con mala estrella. Sin embargo, todo parece ir bien al principio... excepto por las sombras".

12 de septiembre de 2009

Otra filia incomprensible

Hace ya varios años que un conocido me recomendó insistentemente Turn on the Bright Lights, el primer álbum de una nueva banda llamada Interpol. Como de costumbre tardé bastante tiempo en animarme a escucharlo y para entonces su segundo trabajo ya había aparecido aunque ninguno de los dos discos me causó una gran impresión en las primeras escuchas. Sin embargo algunos meses después tuve un momento de epifanía mientras escuchaba Antics y decidí que lo que tenía entre manos era un excelente grupo, un grupazo si queremos emplear el término técnico al uso. Cuando llegó Our Love to Admire ya me consideraba un ferviente fan de la banda neoyorquina y había pasado muchas tardes intentando iniciar en ella a cualquiera que se pusiera a tiro.

InterpolSobran comentarios acerca de si la música de Interpol se parece a la de Joy Division y hasta que punto las influencias del llamado post-punk están presentes. Hay muchos ecos de la música británica de los primeros ochenta en los aspectos sonoros de Interpol y abundan las reminiscencias del grupo de Ian Curtis aunque los aspectos líricos difieran un tanto. Lo que no termino de apreciar es esa marcada evolución (o incluso involución) que algunos han querido ver en la aún breve carrera de Interpol: sus tres álbumes me parecen en buena medida continuistas e impregnados de cualidades muy similares. Pero sí es cierto que las notas de oscuridad se han ido diluyendo con cada nueva entrega hasta llegar a Our Love to Admire, un álbum que bebe de nuevas fuentes como nos demuestran temas como Rest My Chemistry y su riff de guitarra prácticamente robado del clásico Where Is My Mind? de los Pixies.

Julian Plenti is... skyscraperRecientemente se ha anunciado la publicación de un nuevo álbum de Interpol en algún momento del próximo año y tengo grandes esperanzas para el mismo. Encuentro a la banda lo suficientemente sólida e inspirada como para que no necesiten recurrir a la electrónica de mercadillo al estilo de Bloc Party así que sólo me queda esperar que los nuevos temas que se vayan "filtrando" confirmen que no estoy equivocado. Mientras tanto me conformo con la escucha del primer disco de Julian Plenti, seudónimo bajo el que se oculta el vocalista de la banda, Paul Banks. Julian Plenti Is... Skyscraper es un álbum que aunque parece esforzarse por explorar vías musicales diferentes no se aleja demasiado de los parámetros definidos por Interpol a pesar de enriquecer su instrumentación con pianos y cuerdas. No es exactamente un álbum memorable y está repleto de medianías pero temas como Games for Days suenan francamente bien y en cierto modo insinúan que aún quedan grandes cosas por llegar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario