"El Mortzestus, un velero de tres palos, tiene fama de ser una embarcación con mala estrella. Sin embargo, todo parece ir bien al principio... excepto por las sombras".

31 de agosto de 2009

Cadenas de metal

Aunque en su momento no le presté demasiada atención a la mayoría de los grupos llamados grunge con el paso del tiempo me he ido dando cuenta del gran poso que han dejado en mí. Sin embargo, y aunque ya debería haber transcurrido el tiempo necesario poder evaluar su legado, muy pocos músicos se han dedicado a reivindicar esta vertiente del llamado rock alternativo.

Además de Pearl Jam y Soundgarden uno de los grupos que resulta inevitable mencionar es Nirvana, que a estas alturas ya goza de un merecido estatus de clásico moderno. Nunca fui un fan fatal de esta banda de Seattle pero lo cierto es que aprendí a tocar la guitarra estudiando nota a nota las canciones de Nevermind, al igual que muchos músicos aficionados de mi generación marcados tanto por la música de Nirvana como por la muerte de su líder. Pero se ha hablado mucho sobre Nirvana y no pretendo añadir nada nuevo: Heavier than Heaven de Charles R. Cross es una excelente biografía de Kurt Cobain que por supuesto contiene una gran riqueza de información sobre su banda.

Layne StaleyPor el contrario otros grupos como Mudhoney o Alice in Chains han pasado a un relativo pero inmerecido olvido. Alice in Chains eran un grupo no muy distante de Nirvana en lo musical aunque estaban dotados de un registro más amplio: su dureza era mayor e incluso cercana al metal pero al mismo tiempo eran capaces de alcanzar elevadísimas cotas emocionales gracias a su vertiente acústica y al juego vocal existente entre Layne Staley y Jerry Cantrell. Tras haber publicado un sólido tercer álbum y un excelente unplugged comparable al de los propios Nirvana la banda se apagó poco a poco y tras la muerte de Staley su disolución parecía definitiva. Es por eso por lo que he recibido con cierta reserva la noticia de la inminente publicación de un nuevo álbum de Alice in Chains, que cuentan con un nuevo vocalista para la ocasión. Sin embargo no siento incertidumbre: no espero grandes cambios en su sonido y probablemente el disco que se avecina será un ejemplo de continuismo que dificilmente contendrá alguna joya comparable a No Excuses o Down in a Hole. O tal vez sea un mero ejercicio de nostalgia que sirva de excusa para revivir glorias pasadas e iniciar una nueva gira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario